domingo, 4 de septiembre de 2016

SOLOMILLO DE TOMATE

 
Solomillo de tomate


O de como la materia prima de calidad hace que una receta sin cocina se convierta en algo extraordinario.
  • Un tomate que sabe a lo que es,  de color rosa por su tendencia a esa coloración al madurar y con denominación de origen de Barbastro (Huesca).
  • Un aceite de trufa que me vuelve loca y que se vino conmigo desde Campo di Fiori en Roma.
  • Escamas de sal de La Camarge francesa.
  • Un  aceite de oliva virgen extra que no necesita venderse.
  • Y unas hojas de esa albahaca que,últimamente,me quita el sentido.
Si leyendo estos antecedentes no estás ya salivando puedes pasar de largo por la receta y leer otra que te apetezca más.

Solomillo de tomate


 A mi me faltó tiempo para fusilarle a Belén la receta en cuanto la publicó.Y aquí, ves el origen de la receta.
¡Qué falta me hacía que volvieras!

Solomillo de tomate






Ingredientes
  • Un tomate rosa
  • Aceite de trufa
  • Sal en escamas o flor de sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Hojas de albahaca fresca
Preparación
  1. Pela el tomate y saca la parte central sin abrirlo.
  2. Pincha la carne del tomate 
  3. Vierte el aceite de trufa de manera que penetre por los cortes que has hecho.
  4. Pon la sal por el tomate
  5. Fríe las hojas de albahaca en una cucharada de aceite de oliva unos segundos y coloca sobre el tomate.
  6. Puedes poner el aceite de freír la albahaca en el fondo del plato.
Solomillo de tomate

7 comentarios:

  1. No soy mucho de tomate crudo pero!en casa se de una que se va a volver loca cuando vea tu receta

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Se me hace la boca agua! Cuando se tiene un producto de calidad con lo mínimo se convierte en toda una delicia para el gusto

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Angeles , estupendo este tomate
    besinos

    ResponderEliminar
  4. Me encantan los tomates y este año en la huerta hay para dar y tomar, así nunca lo he preparado y se ve delicioso..Bess

    ResponderEliminar
  5. El resultado bien merece una entrada en el blog. Parece increible que con un tomate y unos aliños, eso sí, de lujo, se consiga algo tan rico.
    Se me acabó el aceite de trufa italiano y el año pasado conseguí una trufa fresca la laminé y la puse en aceite, ya está para tomar.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que por más que miro yo no veo el aceite por ningún lado. Será cuestión de hacer como tú;de momento,lo tengo como oro en paño.

      Eliminar
  6. Pero que bueno que te ha quedado. Original, de calidad y sencilla. Te la robo, lo siento! Besos.

    ResponderEliminar

Agradezco tu tiempo y tus palabras