viernes, 19 de noviembre de 2010

PATATAS A LA IMPORTANCIA

Lo que más nos impresionaba de las patatas a la importancia era su nombre, su apellido de buena familia, sus aires de grandeza, su estilo. Fue una receta que vino del frío, allá por los años cuarenta y cuatro, cuando la hambruna de la posguerra, cuando las gentes tiritaban de necesidad y temblaban de pavor por un futuro incierto y un pasado misterioso.
                                    
                                        José Manuel Villabella
                              Revista Restauradores, nº 168, pág 2






La siempre humilde patata...una receta castellana, sencilla y rica.
Recuerdo que las hacía mi madre, salmantina de nacimiento, y  dice que ya casi más asturiana.

La receta

patatas medianas tirando a grandes (una por persona)
agua o caldo
sal
pimienta
un diente de ajo
perejil
harina
2 huevos
aceite

Pelar las patatas y cortarlas en rodajas de un centímetro.Salarlas.
Pasarlas por harina y quitar el exceso.
Pasar por huevo batido.
Freirlas.
Pasar las patatas a una cazuela.
En un poquito de aceite de freir las patatas rehogar una cucharadita de harina.
En un mortero machacar un diente de ajo y perejil.
Poner el caldo o agua a las patatas y añadir el majado.
Salar y salpimentar y cocer unos 15 o 20 minutos moviendo la cazuela y sin voltear las patatas para que no se suelte el rebozado.







    

4 comentarios:

  1. Uy, este plato le encanta a mi padre (también de origen castellano, concretamente de Segovia). Le recuerda a su infancia, jajaja... (en la posguerra, claro, nació el 34).
    Y, curiosamente, yo no las he hecho nunca, ¡tengo que hacerlas!.
    Me quedo con tu receta, que se ve fantástica.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Mi madre también es del 34,así que tendrán más cosas en común que las patatas.
    Tengo que recordárselas porque ya hace más platos asturianos que de su tierra.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué ricas!, tienen muy buena pinta.
    saludos (dadá flavors)

    ResponderEliminar
  4. dadá, bienvenida a mi cocina y gracias por seguirme.
    Me alegro de que te guste lo que se cuece por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Agradezco tu tiempo y tus palabras