domingo, 15 de febrero de 2015

PITU CALEYA GUISADO - POLLO CASERO GUISADO



pitu caleya guisado-pollo casero guisado
Pitu:Dícese del pollo, en asturiano.

Caleya:Dícese de un camino sin asfaltar ,en asturiano.

Pitu caleya:nombre aplicado al pollo que campa por sus fueros libre como el viento y que come lo que le viene en gana.

Con lo cual , imaginaos que tenemos un pollo feliz, grandón como la fuentonas de Gabino (guiño asturiano esencialmente, no comprendido con toda seguridad en el resto del país, y que hace referencia a las fuentes ostentosas mandadas construir por un antiguo alcalde de Oviedo).

Total, que nuestro pitu en cuestión anda por los 4 ó 5 kilos de peso,alimentándose con maíz y las sobras de casa como toda la vida se hizo, y es feliz como una perdíz hasta que le llega su hora al "prubin" y nos toca ser feliz a nosotros.

El pitu caleya,el de verdad,es casero pero ahora han empezado a vender en algunos supermercados un, más o menos,simulacro que puede dar el pego ,así que tendremos que agradecerlo  los mortales que no tenemos casería.
También es verdad y ,está ciertamente documentado ,  que en Asturias "nun hay caleyas pa tantu pitu".
El pitu se caracteríza por tener la carne más oscura,más prieta y con más sabor que un pollo de corral;su piel, además, es de un amarillo intenso.
Generalmente, se cocina guisado,lentamente,como mandan los cánones.

pitu caleya guisado-pollo casero guisado


Ingredientes

Un pitu caleya cortado en trozos medianos
6 dientes de ajo
Un vaso de vino blanco
Una cebolla grande
Un pimiento verde
Pimientos morrones
Sal
Aceite
Perejil


Preparación

Adobamos el pollo con sal,3 dientes de ajo machacados en el mortero y el vino blanco;embadurnamos bien y dejamos toda la noche.

A la hora de guisarlo,retiramos el ajo del pollo y comenzamos a guisarlo poniendo aceite en una cazuela y friendo el pollo hasta que tome bastante color dorado,casi pasándonos de fritura.
Reservamos el pollo fuera del aceite y ahí mismo hacemos un sofrito con la cebolla y el pimiento verde.
Cuando esté hecho, añadimos el pollo, un majado de los otros 3 ajos y perejil y los pimientos morrones.
Añadimos sal al gusto.
Cubrimos de agua y ponemos a cocer unas 3 horas.
Debemos vigilar para que no se seque.

pitu caleya guisado-pollo casero guisado



Fuente de la receta:http://trebede-mycook.trebede-mycook.blogspot.com.com.es/2013/12/pitu-de-caleya-guisado-o-pollo-de.html



7 comentarios:

  1. ¿Una cebolla grande?
    Ese pollo feliz que andorrea por donde quiere debe de ser lo más para ti...
    A mi no me van y los tengo a mano, como disfrutarías, mi amia Mary los cría tan hermosos ellos y tan felices... Mi madre y mis hermanos matan por ellos pero en casa ese sabor TAN puro no nos va.
    El caso el guiso rico rico, la cocción lenta ya sabemos que lo más para ciertas cosas y el resultado visual una pasada.
    Ea
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande,grande,jeje,con la cocción larga desaparece.

      Eliminar
  2. Se ve delicioso este pollo que nos has preparado, tiene que ser maravilloso poder comer un pollo feliz, sin tantas hormonas y cosas que le ponen hoy en día en las granjas, este sin duda tiene uqe tener un sabor excelente. Me encanta la receta que nos traes hoy, deliciosa y sana!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Qué cosa más rica y más escasa. Es cierto que no hay tanta caleya pa tantu pitu, pero yo tengo la suerte de poder hacerme con ellos, y esa carne casi negra, y prieta, no se puede comparar con ninguna otra. Eso sí, hay que dedicarle toda una mañana para poder disfrutar de una carne tierna. Se me hace la boca agua Angeles.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  4. Rica receta de pollo feliz.
    Me han gustado las explicaciones, chistes...
    Buen día y buen carnaval

    ResponderEliminar
  5. Qué rico tu pitu!!!! Y qué felices se debieron sentir los que lo degustaron....
    Bonitas fotos....
    Besitos guapa.....

    ResponderEliminar
  6. Qué rico!!! Aunque hay patatas en el plato yo no me resistiría a mojar pan. Besos

    ResponderEliminar

Agradezco tu tiempo y tus palabras