domingo, 22 de agosto de 2010

TEMPURA DE CALABACÍN


Con las ganas que le tenía yo a la tempura y la cosa terminó en algo parecido a un amor-odio.
Vayamos por partes:

La receta salió bien.
La niña ,que no quería que la hiciera, la probó y le gustó.
Mi marido no la probó.
Yo sí ,claro,y me gustó pero ,como siempre me pasa con los fritos ,se me atraganta el aceite, me saturo y sólo puedo comer un poquito.
Para terminar, la tempura se fue a casa de mis padres que no les molesta comer cosas recalentadas; son unos santos.



Hice un calabacín y una zanahoria cortada en bastones no muy gruesos (me gustó más el calabacín que la zanahoria)
Usé un preparado de tempura al que no hace falta añadir ni sal.
Lo preparé según las instrucciones , eso sí con agua muy fría a la que añadí cubitos de hielo para que se mantuviera fría y la verdura saliera crujiente(Segun va saliendo de la sartén es una delicia, no se puede dejar pasar ni un minuto)

Para acompañar preparé un "mejunje" de salsa de soja y reducción de Pedro Ximenéz.

2 comentarios:

  1. Tienes razón en que no se puede dejar, según sale de la sartén, escurrir bien el aceite y a la mesa.
    En casa gustan mucho las tempuras de verdura, pero con salsas de yogur, fresquitas.

    besinos

    ResponderEliminar
  2. Hilda,ya ves que el éxito fue relativo.Creo que no la haré más porque además me harté de fregar salpicaduras.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Agradezco tu tiempo y tus palabras