sábado, 6 de mayo de 2017

PATÉ DE HIGADITOS DE POLLO AL OPORTO CON CEBOLLA NEGRA


paté de higaditos de pollo, cebolla negra

No soy amiga de la cebolla;los que me conocéis lo sabéis.
Y del ajo en su justa medida.
Pero fue probar el ajo negro y conquistarme.
Y lo mismo me ha pasado con la cebolla negra.

paté de higaditos de pollo, cebolla negra

Son dos productos muy de moda y no me extraña,me parecen fantásticos.Además, tienen unas propiedades saludables increíbles.Tanto es así que en Japón, por ejemplo, no comercializan la cebolla negra, la usan en la fabricación de medicamentos naturales.
Tanto el ajo como la cebolla negra, son más digestivos que sus ancestros blancos y poseen una sabor balsámico que los hacen muy apetitosos  en multitud de recetas.

Para conseguir estos productos se dejan fermentar los ajos y las cebollas en cámaras de humedad alrededor de un mes a una temperatura de unos 65º- 67º.El producto resultante ya se puede consumir al natural o ser utilizado en otras preparaciones.

paté de higaditos de pollo, cebolla negra


Este mes Degustabox me ha dado la oportunidad de probar la cebolla negra y experimentar con ella un par de recetas ,como en otras ocasiones ya había hecho con el ajo negro.
Si quieres probar éste y otros productos novedosos del mercado a un precio inferior al de venta al público, lo puedes hacer suscribiéndote a la caja Degustabox de cada mes.
 través de este blog con el código F7NTE,el precio de la suscripción será de 9.99€ para la primera caja, en vez de 14.99€( sin gastos de envío).
Puedes seguir todas las novedades Degustabox en facebook y en instagram.

paté de higaditos de pollo, cebolla negra

Y después de todo este preámbulo vamos con la receta.Se trata de un paté de higadillos de pollo.
Tampoco era yo muy fan del asunto pero sí que me apetecía hacerlo y probarlo.
Total, que el experimento , entre una cosa y otra,fue todo un reto y tengo que decir que el resultado fue óptimo.Me gustó.



Ingredientes

  • 250 g de higaditos de pollo
  • Dos cebollas negras La abuela Carmen
  • 115 g de mantequilla 
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 3 bolitas de pimienta de Jamaica
  • 2 cucharadas de Oporto
  • 2 cucharadas de nata para cocinar
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de clavo en polvo
  • Una pizca de canela en polvo
  • Una hoja de laurel
Preparación
  1. Limpia el hígado de venitas que pueda tener y separa los corazones que suelen traer si los compras ya separados en una envase.
  2. Machaca en el mortero la pimienta de Jamaica.
  3. Pon a derretir la mantequilla en una sartén con cuidado de que no se ennegrezca.
  4. Añade el hígado cortado en trozos junto con la sal, las pimientas , las especias y el laurel.
  5. Sofríe pero ligeramente;tiene que estar hecho pero conservar dentro un ligero color rosado para que luego no amargue.
  6. Deja enfriar un ratito,quita la hoja de laurel y  pásalo a una batidora, procesador o Thermomix..
  7. Añade el Oporto y la nata y tritura.
  8. Mete el paté en un tarro de cristal y deja que enfríe unas horas para que coja textura.
Notas:
  • Puedes cambiar el Oporto por brandy.
  • Sirve con cebolla negra machacada mezclada con un poquito de azúcar.Habrás hecho una cebolla caramelizada en segundos .
  • Sirve sobre pan  de semillas tostado y ya te cubres de gloria.
paté de higaditos de pollo, cebolla negra


6 comentarios:

  1. Hola, encuentro tu receta estupenda, me ha encantado todo, las fotos, preciosas y el pate con una pinta exquisita. Nunca he probado hacerlo con hígados de pollo, pero es una idea fantástica. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Jo te ha quedado tremendo el paté, brutal y ya con esa cebolla que no he visto jamás, me parece lo más.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Ángeles, has preparado un paté con un aspecto exquisito y me parece una ocasión idónea para probar por fin la cebolla negra que como bien dices, tan de moda está junto al ajo.
    Un abrazo y que disfrutes de un fantástico día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.Espero que te guste si lo haces.

      Eliminar

Agradezco tu tiempo y tus palabras