martes, 27 de septiembre de 2011

JUDÍAS VERDES-PINTAS EN SU JUGO O TIFFANY'S


Mirad la historia que nos cuenta Belén( del blog Belenciaga paso a paso) y cómo explica el por qué del nombre de esta receta, me encanta.

http://www.belenciaga.es/article-judias-verdes-en-su-jugo-67251278.html

Un superbesazo Belén , estos días más fuerte que nunca.

En este caso mis judías no eran verdes, eran pintas o rayadas , no sé cómo deciros.
Me las trajo mi suegro de Monforte de una huerta de  confianza; ya sé que ando todo el día con huertas de prestado y reconozco que tengo una suerte...



Mi madre las hacía   también en casa y están tan ricas qu, gracias a esta receta, yo empecé a comer fréjoles(nombre asturiano de las judías verdes).

Esta receta se hace sin agua.

Ingredientes

Medio kilo de judías verdes,pintas...
Dos tomates
Una cebolla
Sal
Un chorro de aceite

Cortamos los extremos de las judías y las troceamos.
Cortamos la cebolla y los tomates en rodajas.

En la olla rápida ponemos capas alterntivas de judías, cebolla, tomates y así sucesivamente.
Sobre todas las capas ponemos sal y un chorreón de aceite.
Cerramos la olla, ponemos entre 5 y 10 minutos dependiendo de la textura final que nos guste.


Como véis al cocinarlas pierden las preciosas rayitas moradas pero su sabor nos compensa esa perdida.
Espero que os gusten.

23 comentarios:

  1. ¿Te puedes creer que no he visto jamás en mi vida esas judías rayadas?. La alubia pinta sí, pero nunca la vaina rayada.
    A mí me encantan las judías en su jugo, es un plato sanísimo... que viene estupendamente para desintoxicarse cuando hacemos algún exceso gastronómico.
    Yo también le mando un beso a Belén, y otro a ti.

    ResponderEliminar
  2. JAMAS he visto esta judias!
    Me has dejado muda.
    Eso sí, las tiffany son buenísimas.
    Y sí, un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Que color tan chulo tienen las judías, ya me voy a chafadear la historia de estas judías tan ricas! besotes

    ResponderEliminar
  4. ángeles, que ricas te han quedado, yo también soy superfan de Belén jeje. un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Pues no sabes la suerte de tener todo lo de la huerta "de prestado"!!! mataría por eso!;P la receta sencilla y muy rica y me ha parecido muy curioso el color de las judías y que luego cambien tanto!!

    besos

    ResponderEliminar
  6. Que buenas, hoy he comido fréjoles , aquí también se les llama así una variedad que es color rojizo llamada Buenos aires , eso si , los he preparado al vapor, para el próximo día caen los Tifannys que además tienen un glamur que madre mía jeje.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo también ando de prestado muchas veces, jajaja. Las has cocinado de una forma diferente a como las hago yo, te la copio fijo, qué ricasssss.
    Galicia calidade, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Sólo las como en el verano cuando voy a Galicia, me las has recordado.Están deliciosas.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta su blog, y tu receta una maravilla, pero yo tampoco recuerdo haber visto esas judias...

    ResponderEliminar
  10. Hola Ángeles.

    Vaya fréjoles, nunca las había visto. Aunque una vez preparadas la pinta la tienen como las amarillinas. A mí es que me encantan las fréjoles y así con esa salsita de tomate están fantásticas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Yo que paso los veranos en un pueblín de León, estas judías (fréjoles para nosotros) las conozco y son deliciosas. Además con la recetina que nos dejas el éxito está asegurado.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué color mas bonito tienen esas judias! Por aqui nunca las he visto. Tienen que quedar muy ricas de la forma que las has preparado.

    BESOS

    ResponderEliminar
  13. Me chiflan los fréjoles y si son de huerta casera, no te quiero ni contar, nada que ver con los que venden en el super, que a saber de donde los traen. Yo creo que esos fréjoles también los cultiva mi cuñada, pero ya sean rayados, amarillos o verdes ¡que ricos que están! Un besin

    ResponderEliminar
  14. Nunca había visto esas judías, pero asi a simple vista, me gusta su colorido.

    Seguro que estaban deliciosas, la pinta es para empezar y no parar.
    un besito y buen día

    ResponderEliminar
  15. Pues yo sí las he visto, a mi me encantan, y este veranito he aprovechado mucho para comer las amarillas que para mi son las mejores. Me está entrando hambre sólo de verlas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. No sabía ni que existían, que curiosas son.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Es una receta fantástica Angeles y sin agua mantienen aún todas sus propiedades.

    Mis tias también tienen de estos fréjoles. Yo como tu indirectamente me aprovecho de las huertas ajenas pero familiares :))

    Besinos guapa.

    ResponderEliminar
  18. ay, me has recordado a una receta que hacía mi madre cuando yo era pequeña y que hace un montón que no como.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  19. Que judías mas bonitas, algo había oido hablar pero nunca las había visto y encima quedan estupendas y se ven muy blanditas. Apunto la receta a ver si las encuentro por el mercado.

    Besos.
    GustoCocina - María G.

    ResponderEliminar
  20. Gracias a todas.
    Estas judías son difíciles de conseguir en los supermercados normales pero sí las he visto en mercados semanales que venden las producciones de su huerta aunque en esta época ya es un poco tarde.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. yo no las comí nunca y ya veo lo que me pierdo!!! Yo también sigo de cerca a Belén y es una artista en la cocina. Le mando muchos besinos y para tí también.

    ResponderEliminar
  22. Qué pasa con los comentarios, me los traga!!!...

    ResponderEliminar
  23. Labidú guapa,con los comentarios está Blogger así desde ayer; es un despropósito.Gracias por la insistencia .
    Si tienes posibilidad pruébalos , son suavinos y riquísimos.
    Besos para ti también.

    ResponderEliminar

Agradezco tu tiempo y tus palabras